miércoles, 15 de octubre de 2014

Las cuentas de la Biblioteca Nacional de España I

Desde que comenzó la crisis, los recortes presupuestarios han afectado a todos los ámbitos del país, pero han sido especialmente duros en el sector de la cultura. En el caso de la Biblioteca Nacional de España sus consecuencias están siendo devastadoras, aunque el equipo directivo de tan prestigiosa institución se afane en mantener una imagen de aparente normalidad.

Todos hemos oído durante estos años multitud de eufemismos relacionados con la crisis: desaceleración, crecimiento negativo, movilidad exterior, novedad tributaria, indemnización en diferido ... y como no, ajustes presupuestarios. Su directora, doña Ana Santos Aramburu, es una fiel representante de este discurso, como podemos comprobar en la entrevista que concedió a Delibros en diciembre de 2013, y en la que detalla los tres objetivos en los que se basa su estrategia: “... la tramitación para la futura ley de la Biblioteca Nacional, el depósito legal electrónico, y adaptar la situación a la realidad presupuestaria, es decir, reducir gastos ... , iniciamos en el mes de mayo una campaña de ahorro de costes encaminada a concienciar a la biblioteca de que se puede gastar menos y hacer las mismas cosas. Esto ha producido un ahorro muy importante en gastos estructurales. Sólo en consumibles (electricidad, gasóleo y agua) el ahorro ha sido de 352.509 €, una barbaridad”. En una reciente entrevista aparecida en RitmosXXI en septiembre de 2014 seguía defendiendo la misma idea: “hacer lo mismo que hacíamos, pero con menos dinero. Nos ha costado mucho mantener los niveles de servicio que esta institución venía prestando”.

Pues bien, ¿cuál ha sido verdaderamente la “realidad presupuestaria” de la Biblioteca Nacional durante estos años de crisis? ¿Estamos hablando de ajustes presupuestarios que no afectan al funcionamiento de la biblioteca o de duros recortes que están paralizando los servicios y que han puesto a centenares de personas en la calle o en una situación de precariedad laboral insostenible?

Como podemos comprobar en las memorias anuales de la BNE, en los últimos años su presupuesto se ha visto reducido en un 41%, pasando de los 52.949.280 € de 2009 a los 31.229.210 € en 2013, fundamentalmente provenientes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que representa el 86% de los ingresos de este organismo. La plantilla compuesta por funcionarios y personal laboral ha pasado de 521 personas en 2009 a 426 en 2013, es decir, se ha reducido en un 18% en 5 años, y aunque ha supuesto un recorte en el gasto de 6.960.000 € ha agravado un problema que ya existía en los años de techo presupuestario, el de una plantilla claramente insuficiente para atender las necesidades de la casa, como admitía en diciembre de 2013 la propia directora técnica de la BNE, doña Mar Hernández: “Necesitamos algún tipo de ayuda externa que nos permita cumplir con los objetivos básicos y la misión de la Biblioteca. No es el sistema ideal ni el que nos gustaría, pero la pérdida continua de funcionarios y laborales nos obliga a seguir manteniéndolo”. Mención aparte merece el colectivo de trabajadores externos que simplemente no existe para la BNE, y que es el que más ha sufrido los brutales recortes realizados por la Biblioteca con despidos, reducciones de jornada y salario, impagos o retrasos, modificaciones de categoría,... y al que dedicaremos el próximo artículo de Todo sobre mi ERE.

Según el Instituto Nacional de Estadística, la producción editorial de libros en España descendió un 20% en los últimos 5 años, como resultado de la crisis (hablamos siempre de primeras ediciones; ver datos del INE aquí). Sin embargo el descenso de número de registros de este tipo de materiales en la BNE es del 38%, una vez más las cifras hablan por sí mismas. Aunque su directora se empeña en defender lo contrario, esta política de recortes tiene unas consecuencias directas en la calidad y la cantidad de los servicios prestados, como muestran los gráficos que Bibliografía Española publica periódicamente y que reflejan la evolución anual del número de registros. Estos son sólo dos ejemplos, ya que todas las secciones de la Biblioteca muestran la misma evolución:


Más preocupante aún es la situación de música impresa, que como puede apreciarse se encuentra prácticamente paralizada:


Lejos de quejarse ante la desproporcionalidad de estos recortes y las graves consecuencias que están teniendo para la institución que ella dirige, doña Ana Santos Aramburu sigue defendiendo una gestión que está paralizando y desprestigiando al organismo cultural más antiguo de España, referencia del sistema bibliotecario español. Podría tomar ejemplo del director del Museo Reina Sofía, don Manuel Borja-Villel, que recientemente declaró: “Ya no somos capaces de hacer más recortes, lo siguiente es apagar la luz”. O de la exdirectora de la Biblioteca de Cataluña, doña Dolors Lamarca, que denunció: "Este presupuesto significa la parálisis total de la Biblioteca de Cataluña; la paralizarán de verdad: quien venga sólo podrá subir y bajar la persiana".

Pero, ¿qué ocurre con el personal externo de la Biblioteca Nacional?, ¿cómo han afectado los recortes a este colectivo?, ¿dónde se centra el grueso del recorte presupuestario acometido por su directora y su equipo técnico?, ¿cómo es posible que la BNE continúe abriendo sus puertas? Lo veremos en los próximos artículos.

Las cuentas de la Biblioteca Nacional de España II.
Las cuentas de la Biblioteca Nacional de España III.

28 comentarios:

  1. Con cifras parece que todo se ve más claro. Buen artículo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, con datos objetivos publicados por la propia Administración se callan muchas bocas!

      Eliminar
    2. Bibliotecaria en paro20 de octubre de 2014, 17:56

      Monografías de mayo 2014: 4693 registros
      Monografías de junio 2014: 1384 registros

      Los datos hablan. La biblioteca ha permitido que 52 trabajadores con experiencia se quedaran en la calle y el resultado son 3.600 registros de diferencia. Ver-güen-za.

      Eliminar
  2. Muy buen artículo que pone de manifiesto cómo la señora directora es una de las principales valedoras de la política de recortes (o más bien de amputaciones) que este gobierno está haciendo en materia cultural (y en cualquier materia que tenga que ver con la ciudadanía). Y ella tan contenta y orgullosa. Algo falla cuando nadie se levanta y le dice un par de cosas a más de un@

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo y como siempre los más débiles pagan el pato. Bueno en este caso porque para ellos no existen.

    ResponderEliminar
  4. Esa es la idea reinante en la BNE, hacer lo mismo con menos. Eso igual es aplicable a la BNE como institución, pero si descendemos a nivel de personas, éstas no hacen lo mismo con menos. Un trabajador externo no puede hacer lo mismo con menos, no puede pagar el mismo alquiler con menos, no puede permitirse la misma comida con menos, no puede construirse un futuro con menos. Los maléficos planes de la directora Ana Santos, y de sus mandamenos inmediatos era que el personal que ya sabía los tejemanejes de la casa, que sabía cómo lidiar con los funcionarios, que sabía catalogar y clasificar casi sin mirar el libro, que producía a toda máquina, hiciera lo mismo con menos, y eso no pudo ser, les salió el tiro por la culata y se plantaron. Ahora esas liantas tienen que ir voceando por ahí lo bien que va la BNE en entrevistas varias, sacando pecho mientras su institución se pudre por dentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón pero al final los datos les delatarán!!!! Solo hay que mirar la calidad del catálogo online de la Biblioteca y los números de Bibliografía Nacional desde julio de 2014 y comparar.

      Eliminar
  5. Lo barato sale caro, como diría mi madre. Los servicios se paralizan, se acumula el trabajo y se resiente la calidad. No se puede producir a destajo sin experiencia y sin un control de calidad. Tal vez los números salgan a la larga pero no nos vendan que la calidad es la misma, por favor. El resulado es cutre y lo veremos. Si Felipe V levantara la cabeza ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que aún con experiencia es imposible trabajar bajo esta presión, a destajo como dices y que salga perfecto. Te lo dice alguién que lleva muchísimos años y es increíble el trato que están dando a los trabajadores externos y no viene de los jefes de sección de los departamentos de la biblioteca. No es que pidan más por muchísimo menos, ¡PIDEN EL DOBLE! . Y viene de la alta dirección... Estamos agotad@s física y psicológicamente y no sé qué pretenden pero parece una venganza macabra...

      Eliminar
    2. La dirección pide lo que la empresa que ha ganado el concurso (Castor) les ha prometido: Más producción por menos dinero, en el fondo la calidad les da lo mismo. Pero claro, cuando ya no sale ni la producción se enfadan.
      Como no os plantéis os espera látigo y cadenas...

      Eliminar
    3. No, no nos da la sensación que sea por eso, si no tiene toda la pinta de acabar mal para todos los externos antes de fin de año. Si no es para todos los proyectos, sí para la inmensa mayoría, sobre todo los que son de poco personal y pueden paralizar como está pasando en música impresa. Sacar todo lo imposible para cancelar y no pagar aplicando cualquier excusa, creemos que a mediados de noviembre, estaremos en la calle... me da pena, pena y lástima la incultura que campa a sus anchas en este país y los gobernantes en connivencia con banqueros y empresarios les viene genial que seamos analfabetos para poder manipularnos con mayor facilidad y a su antojo porque como somos toooontos!

      Eliminar
  6. Impresionante. Un 41% de recorte y nadie ha dicho nada.... en el conflicto de los basureros de Madrid, el recorte fue de un 10%!!!!
    Claro que la "casta" bibliotecaria no quiere perder sus derecho y mucho menos, meterse en líos, porque al final y al cabo, ellos ya han aprobado su oposición ¿o no? Bueno, algunos, porque otros están por libre designación.

    ResponderEliminar
  7. BelladonnadelasMaimónides16 de octubre de 2014, 12:55

    Paciencia, aun nos queda tiempo de desgobierno del pp. Qué no se cargarán?

    ResponderEliminar
  8. ¡Estas cifras y estas estadísticas son oficiales y son incontestables! La dirección puede hacer oídos sordos y seguir practicando el cinismo o puede hacer examen de conciencia y rectificar su gestión.

    ResponderEliminar
  9. Os admiro, lo tenéis todo perdido, vuestra causa ya no tiene sentido, pero ahí estáis aferrados a lo indefendible. Buscar trabajo, dejar las camisetas, cada vez sois menos y a la BN le da igual vuestra causa. No os dais cuenta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si escribes... ¡HAZLO BIEN!. Por gente como tú, hay tantas faltas de ortografía en los registros bibliográficos. Es buscad y dejad... aprende antes de ser tan negativ@. Y no te preocupes... ¡QUÉ NADIE TE DEFENDERÁ A TÍ DE LA VIDA EN GENERAL!

      Eliminar
    2. Entusiasta de la cultura18 de octubre de 2014, 18:33

      Comentarios como ese hacen q pensemos q los funcionarios son unos indeseables, impresentables e insolidarios con el resto de trabajadores, afortunadamente son minoría. Los palmeros del poder saldreis escaldados el día menos pensado, miserables.

      Eliminar
    3. Hay que tener muy poca calidad humana para hacer ese comentario

      Eliminar
  10. Bibliotecariaconmoñoygafas20 de octubre de 2014, 13:29

    Anónimo, es que tenemos mucho tiempo libre y como con la crisis no hay obras pues a algún sitio tenemos que ir para echar la mañana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bibliotecaria en paro20 de octubre de 2014, 17:47

      Jajajaja... ahí está, tenemos tiempo libre entre curso y curso para ir a pasar la mañana en la escalinata de la BNE y molestar un poquito a gente como Anónimo.
      Aunque sólo sea por eso ya vale la pena hacerlo.

      Eliminar
  11. Anónimo ¿Por qué piensas que todos los que están en la escalinata están en el paro? Hay compañeros que trabajan pero siguen estando ahí con su camiseta amarilla.
    ¿No crees que lo que deberíais hacer es poneros algo amarillo y salir todos los martes a las 11h. a apoyarnos? después de todo los problemas están dentro y afectan a los funcionarios y al público, y nosotros que somos los que estamos en el paro somos los que estamos protestando para también defenderos a vosotros.

    ResponderEliminar
  12. Y hablando de cuentas, desde el mes de julio no sale Bibliografía Española publicada en ningún sitio.
    ¿Es que ha pasado a ser una publicación semestral y la comunidad bibliotecaria no nos hemos enterado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas imprescindible, pero si necesario21 de octubre de 2014, 17:46

      Hasta junio, entre dos o tres personas de empresa sacaban la misma bibliografía que se sacó en junio o en julio, y no lo digo yo, lo dicen las cifras, a ver cómo sale y cuándo sale la de agosto, estarán dándole los últimos toques de maquillaje

      Eliminar
  13. Los presupuestos menguan, los salarios menguan, pretenden que el personal trabaje con la misma diligencia y calidad, y eso no es posible. Si cobras 100, puedes rebajarte a 90, 80 o 70 y seguramente tu calidad de vida no sufrirá mucho. Si cobras 20 y pretenden que año a año bajes tu sueldo a 18, a 15, a 10, tu vida se pasea por la cuerda floja. Esta gentuza se cree que las personas normales vivimos del aire, y que nuestra formación la hemos obtenido por generación espontánea. Si quieres mi experiencia la pagas, si no, tendrás el desbarajuste que hay actualmente en muchos de los servicios de la Biblioteca Nacional, y no hablo solo de proceso técnico, hablo de TODOS los servicios, que cada vez tratan peor a los y las trabajadoras que intentamos desempeñar nuestra labor con dignidad.

    ResponderEliminar
  14. Preguntón desorejado23 de octubre de 2014, 16:46

    ¿Señora Santos, cuánto cobra usted? Es por comparar y por ver en qué manera puede entender la situación de tanto trabajador externo.

    ResponderEliminar
  15. Funcionaria asesina23 de octubre de 2014, 19:47

    Cómo va a entender la señora Santos la situación de los trabajadores externos, cuando algún funcionario "compañero" ya preguntó en su momento: ¿Pero no vendríais a trabajar por 700 euros?.
    La pregunta sería: ¿Vendríais vosotros?

    ResponderEliminar
  16. Me resulta tremendamente irónica la siguiente frase “Más preocupante aún es la situación de música impresa, que como puede apreciarse se encuentra prácticamente paralizada”.
    Precisamente mis compañeros y yo hemos trabajado con mucha ilusión y profesionalidad para sacar adelante la catalogación de los documentos musicales del Departamento de música, cuando la gráfica está en pleno auge. En esos años sacábamos adelante una media de 3500 registros de Música impresa (partituras en distintos formatos) al año. En el 2013, ya no nos contrataron porque mi empresa perdió el concurso y contrataron a otra empresa mucho más barata y precaria. Ahí se ven los resultados y las consecuencias de los recortes. Muchas veces lo barato sale caro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. buen articulo debes conocer cuales son las mejores cuentas de ahorro para asi poder sacarle el maximo provecho a tu dinero

    ResponderEliminar