martes, 2 de diciembre de 2014

Factor humano

Al margen del factor económico que ha provocado este desenlace para los antiguos trabajadores externos de la Biblioteca Nacional contratados por Ever Team existe otro factor importante a tener en cuenta, el factor humano.

Como ya hemos dejado claro en nuestro ideario no pretendemos que nos regalen un puesto de trabajo, ni mucho menos que nos conviertan en funcionarios por arte de magia.

La primera vez que alguien trabaja en la Biblioteca Nacional no puede evitar sentirse orgulloso del lugar donde va a desarrollar su labor, es la máxima institución bibliotecaria del país, pero cuando lleva allí un tiempo ese orgullo se esfuma, dando lugar en el peor de los casos a la frustración y desmotivación.

Cuando firmamos los contratos con la empresa de servicios somos conscientes de las condiciones del trabajo que firmamos, no es necesario que nos estén recordando constantemente que somos personal externo o de empresa, y que no tenemos las mismas condiciones laborales que nuestros compañeros internos o personal de la casa, como ellos se denominan.

Afortunadamente dentro de esta casa, al margen de las categorías profesionales,  hay personas maravillosas que facilitan las relaciones entre ambos grupos, siempre tan señalados. 

Nos consta que la relación con los trabajadores de la nueva empresa adjudicataria, Castor Informática, es todavía más distante, ya que se evita toda comunicación personal entre ambos grupos, hablando con ellos solo través de los coordinadores y los jefes de departamento.

Jesús Rodríguez, presidente del comité de empresa de la BNE, considera que “la única consecuencia de la cesión ilegal es el coste que va a suponer a la Administración el pago de indemnizaciones”. Juan de la Lama, abogado laboralista de la CNT, expone que “los requisitos para declarar la cesión ilegal cada vez son menos. A no ser que la empresa sea muy torpe, en muy raras ocasiones te encuentras con cesiones ilegales ... No se trata de una política económica de abaratar costes sino que es una política de domesticación del trabajador”. (Fuente: El Confidencial, 27 de diciembre de 2013).

A nosotros ya nos tenían domesticados, ahora tienen que volver a empezar. Todavía hay quien se extraña de que no queramos aceptar las condiciones.


19 comentarios:

  1. Bibliotecaria precaria2 de diciembre de 2014, 11:05

    Acertados como siempre con este post. La BNE diferenciado entre personal de la casa y de empresa. ¿Acaso no eramos todos profesionales?

    ResponderEliminar
  2. Bibliotecaria cabreada2 de diciembre de 2014, 12:56

    Es vergonzoso que siendo compañeros, muchos, cuando pasas a su lado te miren por encima del hombro creyéndose más que tu, y no sólo eso, cuando vivimos la situación de los 2 eres, porque recordemos que pasamos por ese trance dos veces, sólo unos pocos se interesaron por nosotros y nuestra situación. Sólo decir que a esa mayoría sus actos les definen.

    ResponderEliminar
  3. En el sur de Estados Unidos, los grandes terratenientes amasaron sus fortunas gracias a la mano de obra barata (paupérrima) de los esclavos. Se aprovecharon de su trabajo y sufrimiento para despues ignorarles y despreciarles. Es verdad que la situación en la Nacional se aleja bastante de aquellas terribles condiciones, pero a veces tienen ciertas similitudes que dan verdadero miedo y asco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo que viví trabajando allí antes de decidir irme se parecía más al Apartheid (sí, señores), pero me sumo a tus palabras. Daba asco.

      Eliminar
  4. Bibliotecari@s informad@s2 de diciembre de 2014, 13:15

    Y a los que están en Innova Data, no les pagan. Son personas y profesionales con algún tipo de discapacidad. Requisito por el cual fueron contratados para beneficiarse de diversas ventajas fiscales. Beneficio por parte de la Administración porque les sale más baratos y por parte de la propia empresa, claro porque beneficios para los trabajadores......pocos.

    Y no nos olvidemos de Depósito Legal donde se ha llegado a una situación que no se puede describir de ninguna manera salvo, quizás ¿ghetto? : separar al personal externo del personal funcionario mediante una pared. Y que no haya relación. ¿Acaso no hacen el mismo trabajo y realizan sus labores con profesionalidad? ¿Por qué esa necesidad de separación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no es tarea del que paga controlar que se hace con tu dinero? Si pagas por un servicio a una empresa y esa empresa no paga a sus trabajadores... Miras para otro lado y sigues con tus asuntos sin importarte si esas personas estan pasandolo mal en TU propia casa???? Mal, eso esta muy mal. Ojala le pase a alguien cercano a ellos y vean lo mal que se pasa!!!

      Eliminar
  5. Ana Santos Dimisión2 de diciembre de 2014, 17:52

    No empatizar con la situación del trabajador externo que trabaja a tu lado no está bien. Es ir a lo tuyo y a los demás que los fastidien. Los trabajadores de la casa deberían presionar a la dirección y denunciar la situación de estos trabajadores. Con decir que ellos no tienen la culpa ya se lavan las manos. Y la posición de la directora es deleznable, es aterrador ver cómo una colocada menosprecia el trabajo de unos trabajadores que intentan dar todo lo bueno que tienen (y que no lo hagan y verás donde van al día siguiente). Ana Santos será recordada como la directora de la precariedad laboral, como la lameculos del poder económico.

    ResponderEliminar
  6. Debería haberse titulado "El factor inhumano", tratándose de la institución que se trata.

    ResponderEliminar
  7. Ana Santos Dimisión3 de diciembre de 2014, 16:16

    No si en la Institución hay muchos humanos, el tema es que quien manda no lo es mucho, si no, se preocuparía de los trabajadores que sacan gran parte del trabajo.

    ResponderEliminar
  8. Alucinante lo de Depósito Legal, eso es un gueto lo que han hecho. Volvemos a la Segunda Guerra Mundial. Que vergüenza, ya no se puede ser más rastrero. ¡Señora Santos todos somos profesionales no los puede tratar así!

    ResponderEliminar
  9. ¿En los siguientes proyectos ya que va poner un látigo?. Que forma de denigrar una profesión en una Institución que debería de protegerla. Dentro de nada trabajaremos por 600 euros. Esto no se puede permitir. DIGNIDAD LABORAL YA

    ResponderEliminar
  10. Es que la domesticación impregna todas las estructuras de poder de este país. Ahora lo sabemos con luz y taquígrafos y, además, nos choca porque podemos compararnos con otros países, donde prima la competencia de las personas para un puesto. España se define en política por la falta de separación de poderes ejecutivo-legislativo-judicial, unido al clientelismo con sus amigos empresarios. Por eso las grandes empresas actuales son las mismas que con Franco. Poder político, económico y religioso se han apoyado mutuamente a lo largo de los siglos con el objetivo de perpetuarse, es decir, de mantener su poder sobre la sociedad, mayoría numérica pero, de facto, representada minoritariamente.
    Nuestras universidades públicas padecen una endogamia perenne por el mismo estilo de amiguismo: lo que importa es favorecer a los tuyos, a los que te han nombrado. Vuestros intereses de grupo en vez del interés general, de la igualdad de oportunidades, de responsabilidad social y transparencia. Los cargos directivos aplican a los subordinados los recortes económicos que no se recetan a sí mismos. La lista de ejemplos sería interminable. Como en los países en desarrollo, democracias poco avanzadas en su gobernanza, en la equidad social, en la calidad de los gestores. No es el factor humano de Graham Greene; lo humano es lo fundamental.

    ResponderEliminar
  11. Hay está el quid de la cuestión. Aunque la propia institución no lo quiera reconocer y por muchas etiquetas que se les quiera poner, todos han trabajado bajo el mismo techo y utilizado las mismas herramientas. Por lo menos el trato humano, defendiendo unas condiciones dignas es lo mínimo que se le puede pedir.

    ResponderEliminar
  12. En el 25 aniversario de la caída del muro de Berlín, la BNE los levanta. Que triste ¿no?

    ResponderEliminar
  13. Menos mal que el cargo de Ana Santos no es vitalicio y la cambiarán, esperemos, dentro de unos meses.

    ResponderEliminar
  14. Pero la espera hasta las elecciones generales se está haciendo más larga que un día sin pan ... nunca mejor dicho, por que va a ser más de un día y el pan se irá alejando.
    Menos mal que se puede alimentar el espíritu. Según un proverbio chino, deja de leer y tus palabras sonarán vacías

    ResponderEliminar
  15. A ver si entre todos podemos tumbarla, váyase señora Santos VAYASEEEEEEEEEEEE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... Y con una patada en el culo!

      Eliminar
  16. Entérese Directora, Castor está llenando el catálogo de mierda mientras echa a la calle a trabajadores que intentan hacerlo bien. Enhorabuena!!! Por cierto, la actualización de bibliografía nacional para cuando?

    ResponderEliminar